El cabo Andrew White era un marine alegre y saludable de 23 años, de vuelta tras un periodo de nueve meses en Irak. Al igual que muchos de sus compañeros de armas, padecía de las tensiones de guerra aparentemente normales: insomnio, pesadillas e inquietud. El joven cabo buscó ayuda en el sistema de salud mental del ejército.

leer más >>
DESCARGAS